Cómo una Fiesta Tradicional Puede Mantener Vivo el Patrimonio Cultural
Experiencia Cultural

Cómo una Fiesta Tradicional
Puede Mantener Vivo
el Patrimonio Cultural

¿Has estado alguna vez en un nuevo destino y te has preguntado qué hace que el lugar sea tan interesante y único? Tanto si asistes a un festival tradicional como si disfrutas del patrimonio cultural de la humanidad, hay muchas formas fascinantes de que un país o una región intenten mantenerse en sintonía con su legado local. Con el paso del tiempo, nacen nuevas generaciones y muchos de los rasgos históricos que hacen único a un lugar empiezan a desvanecerse y desaparecer. Mucha gente no quiere que su legado desaparezca, así que busca formas de mantener vivas sus tradiciones. Muchas comunidades de todo el mundo celebran una fiesta local que muestra a los turistas lo que las diferencia de otras comunidades. 

Al celebrar una fiesta tradicional, invitan a los turistas a presenciar y participar en las actividades que ocupan un lugar especial en la historia de la región. Celebrar una fiesta local de este tipo introduce a los recién llegados en la vieja tradición, lo que a su vez ayuda a mantenerla viva. Si una tradición se mantiene repetidamente, es mucho más difícil que desaparezca. Así que si tenemos en cuenta que muchos grupos de personas con tradiciones sagradas deciden crear una fiesta local precisamente por esta razón, nos daremos cuenta de que el patrimonio cultural de la humanidad en su conjunto no se desvanecerá tan rápidamente. 

Aquí tenemos algunos ejemplos de tradiciones que se protegen a través de una fiesta local como las anteriores:

Polonesa 

En Polonia existe una danza tradicional, patrimonio de la UNESCO, que se baila desde el siglo XVII. Originalmente, esta danza se interpretaba como ceremonia de apertura de los bailes reales. Con el tiempo se ha convertido en un baile fundamental en la historia de Polonia que se sigue interpretando hoy en día. Podrás ver este bello espectáculo en un festival tradicional: el Festival de Danza de Cracovia, que se celebra anualmente en julio y agosto. 

Arpa irlandesa 

En Irlanda, otra tradición patrimonio de la UNESCO es tocar el arpa. Es un favorito nacional desde hace más de 1.000 años. Este instrumento no sólo ofrece un sonido relajante que combina a la perfección con el folclore y la mitología irlandesa, sino que se disfruta en un festival tradicional que se celebra una vez al año. El Festival Internacional del Arpa se celebra en junio y contribuye a mantener viva esta tradición.

Ópera de Pekín 

En China, la ópera de Pekín comenzó en Pekín durante la dinastía Qing. No alcanzó el estilo actual hasta el siglo XIX. Consiste en canto de ópera, danza, instrumentos y acrobacias, y fue incluida en la lista de la UNESCO en 2010. Se puede ver esta ópera creativa en múltiples destinos representada por la compañía itinerante en diversas fechas. 


Como se puede ver, la gente se aferra a su patrimonio y a sus ricas historias a través de cada festival y evento local. Pero si los turistas no asistieran a estos eventos y las generaciones más jóvenes no participaran, muchas de estas tradiciones ya habrían desaparecido. Por eso es tan importante que los viajeros busquen estos acontecimientos y participen en ellos. Porque la mejor manera de proteger el patrimonio cultural de la humanidad en su conjunto es empezar por salvar y vivir cada tradición individualmente.

¿Te gustaría saber más sobre viajes ecológicos?
Para recibir inspiración directamente en la bandeja de entrada de tu correo electrónico, haz clic aquí y suscríbete al Newsletter de Ecotourism World.